Designed by olwebdesign

Itálica

Italica mosaic Seville

Almedinilla

almedinilla comienza su cuenta atras inaugura L YQFnRx

Baelo Claudia

BAE

Málaga

MALA

Festival Itálica 2004

Festival 2004 Itálica

 

20 de abril 

Mañana 11:30

Agamenón de Esquilo por el grupo Thiasos, Madrid

Agamenón. En la azotea del palacio de los Átridas, un guardián, colocado allí por orden de la reina Clitemnestra, espera la señal de fuego que, transmitida de uno a otro monte, debe anunciar el final victorioso de la guerra contra los troyanos. De repente, divisa la llama y la reina nos informa sobre el camino que ha seguido la luminosa señal anunciadora de la victoria. Al poco entra un mensajero con la noticia de la inminente llegada de su señor. Así, se presenta Agamenón, en su carro de guerra trayendo consigo como botín a Casandra, la hija del Príamo, rey de Troya. Clitemnestra recibe con falsa alegría a su esposo triunfante y le hace entrar en palacio. Casandra permanece inmóvil ante el palacio donde predice el asesinato del rey y su propia muerte. Después de unos momentos de duda, decide entrar en palacio; se oyen los gritos de Agamenón herido de muerte, y al abrirse la puerta del palacio aparece Clitemnestra portando un hacha en la mano y ensangrentada. Junto a ella los cadáveres de Agamenón y Casandra. El coro –formado por ancianos de Argos- amenaza a Clitemnestra; Egisto, a la espera de poder reinar sobre Micenas al lado de la reina, le responde presuntuosamente. Pero en manos de los dioses está el regreso del hijo vengador del padre.

 

Tarde 17:30

Cásina de Plauto por el grupo Aula de Teatro, Universidad de Granada

Cásina. El viejo Lisidamo y su hijo Eutinico se disputan la posesión de una joven llamada Cásina, una esclava recogida de pequeñita y criada en casa por Cleóstrata, la mujer de Lisidamo. Con el fin de conseguir sus propósitos y poder gozarla a escondidas, pretenden casarla el uno con Olimpión, su capataz, y el otro con su escudero Calino. Como con anterioridad, tratando de facilitar el camino, el padre se había desecho del hijo, enviándolo al extranjero, es Cléostrata quien, enterada de las intenciones de su marido, asume la defensa de los intereses de Eutinico. Al cabo de numerosas discusiones y al no ponerse de acuerdo, se celebrará un sorteo que da la victoria a Olimpión y, por tanto, también al viejo Lisidamo. Pero, cuando por fin se va a celebrar la boda y Lisidamo está a punto de disfrutar de la deseada joven en casa de su vecino, Cleóstrata, con la ayuda de su esclava Pardalisca y su vecina Mírrina, va a estropearle la fiesta al viejo con una doble burla: en primer lugar, la falsa historia de la locura de Cásina, que va a atemorizar a su marido; como segunda burla, disfrazar y sustituir por la novia al propio Calino, que se encarga de fustigar y apalear a discreción a su rival y a su señor. Cásina, al final se descubre como la hija del vecino y por consiguiente, se casará con Eutinico.

 

21 de abril

Mañana 11:30

Agamenón de Esquilo por el grupo Thiasos, Madrid

Agamenón. En la azotea del palacio de los Átridas, un guardián, colocado allí por orden de la reina Clitemnestra, espera la señal de fuego que, transmitida de uno a otro monte, debe anunciar el final victorioso de la guerra contra los troyanos. De repente, divisa la llama y la reina nos informa sobre el camino que ha seguido la luminosa señal anunciadora de la victoria. Al poco entra un mensajero con la noticia de la inminente llegada de su señor. Así, se presenta Agamenón, en su carro de guerra trayendo consigo como botín a Casandra, la hija del Príamo, rey de Troya. Clitemnestra recibe con falsa alegría a su esposo triunfante y le hace entrar en palacio. Casandra permanece inmóvil ante el palacio donde predice el asesinato del rey y su propia muerte. Después de unos momentos de duda, decide entrar en palacio; se oyen los gritos de Agamenón herido de muerte, y al abrirse la puerta del palacio aparece Clitemnestra portando un hacha en la mano y ensangrentada. Junto a ella los cadáveres de Agamenón y Casandra. El coro –formado por ancianos de Argos- amenaza a Clitemnestra; Egisto, a la espera de poder reinar sobre Micenas al lado de la reina, le responde presuntuosamente. Pero en manos de los dioses está el regreso del hijo vengador del padre.

 

Tarde 17:30

Asinaria de Plauto por el grupo Sardiña, IES Elviña de La Coruña

Asinaria. Un viejo de nombre Deméneto, que vive sometido a la tiranía de una mujer rica, cuyo patrimonio es administrado directamente por su esclavo dotal Sáurea, quiere ayudar a su hijo Argiripo a conseguir las veinte minas que necesita para pagar los favores de su amada. Pero como su mujer lo tiene sin un céntimo, se ve obligado a recurrir a sus esclavos Leónidas y Líbano para que sustraigan a un mercante extranjero la cantidad conseguida por la venta de unos asnos, que había venido a pagar a Sáurea. Tras conseguir el dinero, Deméneto exige de su hijo para entregárselo, que le permita cenar y pasar una noche con su amada. Argiripo, obligado por las circunstancias, cede a las pretensiones de su padre. Pero, una vez comenzada la cena, Deméneto es sorprendido en plena fiesta por su mujer, que, avisada por un rival despechado de su hijo, viene a arrancar a su marido del burdel.

 

22 de abril

Mañana 11:30

Mostellaria de Plauto por el grupo Balbo, El Puerto de Santa María

Mostellaria. Un joven ateniense, modélico y de buena familia llamado Filólaques, durante una ausencia en viaje de negocios de su padre, Teoprópides, se entrega a una vida disipada junto con su esclavo Tranión: toma dinero a crédito para comprar y liberar a una guapa cortesana, Filematio, despilfarrando los bienes de su padre en comilonas y calaveradas con sus amigos. Un día cuando Filólaques bebe en casa con Filematio, con su amigo Calidámates y Delfio, amiga de este último, Tranión –a su vuelta del puerto donde había ido a comprar pescado para la cena- trae la noticia del regreso del padre. Tranión se presta a ayudar aconsejando despejar el campo y meterse en la casa que será cerrada a cal y canto así como guardar absoluto silencio. Tranión se compromete también a dar la cara por su amo contando que un fantasma les ha hecho abandonar la casa; ahuyenta así a Teoprópides. Pero un avaro viene a reclamar los intereses del préstamo echándolo todo a perder. Tranión le cuenta a Teoprópides que se trata de un préstamo para comprar una casa. Teoprópides se interesa por la compra y expresa su deseo de ver la casa. Tranión, entonces, le dice que la casa adquirida es la del vecino Simón; allí se dirige y pide permiso al dueño para visitarla pretextando que a su amo le gustaría tenerla como modelo para realizar unas obras en la suya propia. Pero el éxito de la mentira tiene corto resultado, pues los esclavos de Calidámates se presentan en la casa para buscar a su señor y ponen a Teoprópides al tanto de todo. Calidámates, finalmente interviene y logra el perdón para Filólaques e incluso para el esclavo Tranión.

 

Tarde 17:30

Antígona de Sófocles por el grupo Balbo, El Puerto de Santa María

Antígona. Tras la muerte fratricida de los dos hijos de Edipo, Creonte, el nuevo rey de Tebas , ordena que se deje insepulto a Polinices. Antígona, su hermana, se niega a soportar esta impiedad y se arriesga en defensa de las leyes divinas a enfrentarse en soledad al tirano.
Es sorprendida dando enterramiento al cadáver y se encamina serena a la muerte, a pesar de los ruegos de Hemón, su prometido, y de las advertencias del adivino Tiresias que ve signos de la cólera divina.
Cuando Creonte se arrepiente de su actuación, ya es demasiado tarde: Antígona y Hemón se han suicidado en la prisión; su esposa Eurídice hace lo mismo al conocer sus muertes, y Creonte abandona desesperado la escena.

 

23 de abril

Mañana 11:30

Andrómaca de Eurípides por el grupo SKS, Almuñécar (Granada)

Andrómaca. Andrómaca, viuda de Héctor y cautiva de Neoptólemo, hijo de Aquiles, desde la caída de Troya, se refugia como suplicante en el templo que la diosa Tetis tiene en Ptía de Tesalia, junto al palacio de su señor. Con ello pretende escapar de la ira de Hermíone, hija de Menelao y esposa legítima de Neoptólemo, que la acusa de haberla vuelto estéril por medio de filtros venenosos. Aunque Hermíone no consigue arrancar a Andrómaca del altar, la troyana cede finalmente ante Menelao, que ha venido de Esparta para ayudar a su hija aprovechando la ausencia de Neoptólemo, que se encuentra de viaje en Delfos para expirar una antigua afrenta contra el dios Apolo. Para lograrlo, Menelao captura al hijo de Andrómaca, Moloso, y obliga a la troyana a elegir entre su vida y la de su hijo. Cuando, una vez prisionera, Menéalo y Hermíone se disponen a darles muerte a ambos, irrumpe en escena Peleo, soberano de Farsalia, padre de Aquiles y abuelo de Neoptólemo, que impide los asesinatos y provoca la marcha precipitada de Menelao. Hermíone, abandonada, pues, por su padre y aterrada ante el regreso de Neoptólemo, se entrega a la desesperación, aunque la llegada inesperada de su primo y antiguo prometido Orestes le proporciona una salida imprevista: huir con éste a la corte de Ptía. Tras la huida de Hermíone, Peleo recibe en palacio la visita de un mensajero que le anuncia el asesinato de su nieto a manos de los delfios por las intrigas de Orestes, que pretendía ejecutar de este modo su venganza contra el hombre que, con el consentimiento de Menelao, le había arrebatado en el pasado a su prometida. Peleo, finalmente, anciano y solo, privado de su descendencia, se lamenta de las desgracias en que han venido a parar las promesas de felicidad de sus bodas con la nereida Tetis. Justo en ese instante se produce la epifanía de la diosa, que ordena a Peleo devolver a Delfos el cadáver de su nieto, donde habrá de recibir sepultura, y le promete la pervivencia de su estirpe a través del hijo de Andrómaca y de Neoptólemo, que iniciará en Molosia una dinastía de reyes, y la suya propia, convertido en dios inmortal y unido para siempre a Tetis en sus palacios marinos.

 

Tarde 17:30

Tesmoforias de Aristófanes por el grupo SKS, Almuñécar (Granada)

Tesmoforias. La trama tiene lugar durante la celebración de las Tesmoforias, fiestas exclusivas de las mujeres en honor de las dos diosas, Deméter y Perséfone. Aprovechando la ocasión, las mujeres de Atenas deciden reunirse para deliberar sobre el castigo que debe recibir Eurípides por haberlas insultado y ultrajado en sus tragedias, sacando a la luz todos sus defectos y poniéndolas como protagonistas de intrigas y enredos amorosos. Eurípides se entera y acude al trágico Agatón para que interceda por él. Éste se niega a ayudarle, por lo que Eurípides disfraza a su pariente Mnesíloco con una túnica de color azafrán propiedad del afeminado trágico. De este modo, Mnesíloco logra infiltrarse sin ser reconocido en la asamblea de las mujeres, donde ellas exponen sus argumentos para castigar a Eurípides. Cuando le llega el turno a Mnesíloco, éste hace todo un alegato a favor de Eurípides, revelando todos los defectos de las mujeres, al tiempo que su exposición resulta sospechosa. Justo en ese instante aparece Clístenes, un hombre vestido de mujer, y anuncia a las asistentes que se encuentra un hombre escondido entre ellas. El pariente es descubierto y su sexo reconocido. Clístenes recomienda a las mujeres que lo vigilen bien, mientras él va a denunciar a los prítanes este sacrilegio. Así, Mnesíloco, durante su detención, recita unos versos de Helena para ver si así consigue hacer venir a Eurípides en su ayuda. En este momento se procede a la parodia de la tragedia, representando el pariente el papel de Helena y Eurípides, quien acude rápido al escuchar los versos. Un prítanis viene y ordena atar a Mnesíloco a un poste a la vista de un arquero, quien será engañado con una bella bailarina, mientras los demás huyen.

NOTA: Representación dirigida a público no escolar.